miércoles, 31 de julio de 2013

Absoluto desamparo


El pasado sábado, cuando una familia que suele estar en el pueblo sólo los fines de semanas, llega a su vivienda, localizada entre una de las 277 viviendas afectadas por la regulación del suministro eléctrico por el ayuntamiento, se encuentra sin el tan ansiado suministro eléctrico. Tras comprobar que en el cuadro central de la casa que está todo conectado, se pone en contacto con esta asociación para plantearles el problema.

Intentamos ponernos en contacto con el coordinador de obras en multitud de ocasiones pero fue totalmente imposible.

Al acercarnos a la vivienda, nos encontramos que el cuadro exterior donde se ubica el contador está abierto, y la mayor sorpresa: los fusibles no estaban. Aparentemente, les habían sido robados.

Ante esta situación, nos podemos encontrar cualquiera: nos pueden robar los fusibles, el contador, robar los cables, etc... y si nos encontramos fuera de la vivienda unos dias, nos encontramos con los alimentos de la nevera estropeados, tal y como les pasó a esta familia.

¿Cómo podríamos evitar esta situación?

Pues según el ayuntamiento, no lo podemos evitar, ya que nos prohiben poner candados para evitar el robo del contador y/o fusibles, ateniéndose a unas ordenanzas o normas municipales que simplemente no existen.

Nos encontramos en el mayor desamparo posible: no podemos proteger nuestros bienes, nos podemos quedar sin suministro en cualquier momento, y no podemos reclamar a nadie. Y si encima nos toca en fin de semana, vuelva Ud. el lunes, por favor.